jueves, 22 de diciembre de 2016

La Facultad de Bellas Artes dona esculturas a la Huerta de los Frailes



El proyecto "Abierto por arte" se realiza gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Los Cárcheles y la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada. Como ya será de vuestro conocimiento, la primera edición se desarrolló este verano de 2016, donde artistas de diferentes partes de España y del mundo pudieron participar con becas, siendo seis los proyectos seleccionados y ejecutados en la Huerta de los frailes.
La Facultad ha querido aportar dos obras colectivas a la Huerta de los Frailes, realizadas en piedra en el desarrollo de los cursos, para que formen parte de la muestra permanente al aire libre que se podrá disfrutar por los visitantes. Pero la Huerta de los Frailes ha cedido una de las obras, la de grandes dimensiones, al pueblo de Carchelejo, para que pueda ser instalada donde decida su ayuntamiento. La segunda obra ya está instalada en la Huerta de los Frailes, en el pequeño vivero, junto a uno de los muros perimetrales de piedra y jalonada por dos jóvenes fresnos. Es un personaje inquietante que velará por el crecimiento de los nuevos árboles que algún día se plantarán en los diferentes rincones de la huerta.
Estas acciones contribuyen a reforzar lazos entre las entidades impulsoras de la iniciativa.
Por otra parte, el pasado día 18 de diciembre se celebró un concierto de la Banda Sinfónica de Jaén en el Darymelia de la capital para recaudar fondos para, entre otros proyectos, el de "Abierto por Arte". Fue todo un éxito, con un llenazo hasta la bandera. Y la Banda Sinfónica tocó de forma extraordinaria.

martes, 6 de diciembre de 2016

"Nadie precisa de un diploma para plantar un árbol"


Hace cinco años moría Wangari Maathai, kenianaa, activista política y ecologista, premio Nobel de la Paz, cuyo testimonio y su pensamiento me caló muy hondo. Tanto que decidí plantar un árbol en su honor.
Wangari Maathai me hizo mirar con otros ojos a las higueras, a las que ya tenía en un pedestal, pues su sombra había sido espacio para mis lecturas veraniegas. Ella decía que había una relación directa entre las raíces de las higueras y las reservas de agua subterráneas. Las raíces se adentraban en las profundidades del suelo, atravesaban la zona rocosa más superficial, se hundían en el nivel freático de la tierra y el agua ascendía por ellas hasta encontrarse con una falla o grieta, por la que brotaba. De hecho, lo más habitual era que cerca de estos árboles hubiese riachuelos. Planté higueras por doquier en la huerta con el ánimo de ver surgir algún manantial en el futuro. Lo cierto es que se me secaron muchas. Por eso no sé si las higueras sacan el agua o que sólo prosperan donde la hay previamente.
Ella decía que no había nada más hermoso que cultivar el campo a la caída de la tarde. A esa hora el ambiente y el suelo estaban frescos, el sol comenzaba a ponerse, la luz que bañaba las montañas y el verde de los árboles se tornaba dorada, y solía soplar la brisa. La tierra, el agua, el aire y el fuego menguante del sol conformaban los elementos esenciales de la vida y hacían que uno se sintiese parte de esa totalidad.
Las experiencias de la niñez nos moldean y nos convierten en lo que somos. La forma en que traduces cuanto ves, sientes, hueles y tocas mientras creces –el agua que bebes, el aire que respiras, los alimentos que comes-, hace de ti lo que eres” –escribía Wangari Maathai.

Bajo la idea de que "no podemos quedarnos sentadas a ver cómo se mueren nuestros hijos de hambre", promovió la creación del movimiento Cinturón Verde, un programa que inició sus actividades en 1976 y cuyo objetivo se centró en la plantación de árboles como recurso para la mejora de las condiciones de vida de la población. El programa estuvo destinado y protagonizado fundamentalmente por mujeres; en 1986 su ámbito se  amplió a otros países de África, hasta convertirse en uno de los proyectos más exitosos en lo referente a desarrollo comunitario y protección medioambiental. Desde su puesta en funcionamiento, las mujeres pobres de África plantaron más de 30 millones de árboles en el suelo de ese continente. Los cinturones verdes no sólo mantenían el suelo en su sitio, proporcionaban sombra y ejercían de barrera natural contra el viento, regeneraban el hábitat y realzaban la belleza del entorno. El futuro del planeta es un asunto que nos concierne a todos y debemos hacer cuanto esté en nuestras manos por protegerlo. Ella les decía a las mujeres que “nadie necesita un diploma para plantar un árbol”. 

jueves, 20 de octubre de 2016

Los pinceles vuelven en busca del valle del Monasterio


Las lluvias han dado un poco de tregua a la Huerta de los Frailes, dejando un respiro para que sus habitantes puedan hacer algo diferente a la permanente tarea de regar. De esta forma, Mudarra, firma del pintor autodidacta, que siempre hace un acercamiento figurativo clásico -como él afirma-, ha pintado con acrílicos el valle del Monasterio, sobre lienzo y en formato grande, de 1,50x1,20. El acrílico permite una pintura rápida, aunque siempre es un color menos vibrante que el óleo. El acrílico es desconocido para él, pero es un sustituto del óleo cuando el tiempo es escaso y las ganas de pintar grandes.
Aquí lo mostramos para conocimiento de nuestros seguidores. Aprovechamos para solicitar a los pintores que hayan trabajado la zona para que nos hagan llegar las fotografías de sus trabajos y podamos darle difusión a través de esta página. Si hay material suficiente, podríamos preparar una exposición monográfica sobre el tema a realizar en el municipio de Carchelejo.

miércoles, 27 de julio de 2016

domingo, 17 de julio de 2016

Intercambio de experiencias y aprendizaje con los artistas locales

En el marco del programa organizado por el proyecto "Abierto por Arte" los escultores participantes han podido intercambiar y conocer las experiencias de los artistas locales Juan Ramón Puñal, Francisco Montiel e Isabel Soler. Cada uno de ellos les ha relatado su trayectoria, las motivaciones de sus obras, y sus opiniones sobre el papel del arte en la sociedad. Cárcheles es una tierra rica en personas implicadas en el mundo artístico y que reivindica su espacio de vanguardia en la provincia de Jaén. La Huerta de los Frailes no viene sino a sumar lo que ya otros desarrollan con éxito desde hace tiempo, aportando un espacio complementario en plena naturaleza.

martes, 5 de julio de 2016

Noticia aparecida hoy en el Diario Jaén

El artículo tiene un error: en el pié de página de la fotografía dice que la autora de la "Sombra" es la artista Claudia Lorenzo, cuando debería poner Claudia Lozano, o como se llama artísticamente, Claudia Antonelli.